Que es mas conveniente un parto normal o cesarea?

¿Qué es mejor para el bebé parto normal o cesárea?

Se calcula que entre el 10 y 15% de los casos de parto, la cesárea resulta necesaria en términos médicos para garantizar el bienestar del bebé y de la mamá, por lo que en estos casos no es posible elegir entre parto natural o cesárea. Sin embargo, en general un parto natural tiende a ser más seguro.

¿Qué es más doloroso el parto vaginal o la cesárea?

Luego de tener un bebé por cesárea, el dolor es cinco o siete veces más intenso que el de un parto natural. Es una cirugía intraabdominal con mayor sangrado y posibilidad de infección.

¿Qué tipo de parto es más recomendable?

El doctor Valenzuela asegura que la mejor opción de parto es el vaginal, pues la evidencia científica ha demostrado que tiene menos riesgos y complicaciones que la cesárea. Así también, indica que “la cesárea debería ser indicada solo en caso de que no se pueda lograr el parto vaginal o que esté contraindicado”.

¿Qué parto es más comun?

Existen diferentes tipos de parto. El más frecuente es el vaginal, pero un elevado número de mujeres da a luz por cesárea.

ES INTERESANTE:  Cual es el riesgo que corre una adolescente embarazada que decide asumir su maternidad?

¿Cuál es el parto que menos duele?

Ventajas de la cesárea

Es un método más seguro y menos doloroso que el parto vaginal.

¿Cómo hacer que el parto sea más rápido y menos doloroso?

Algunas formas de manejar el dolor durante el trabajo de parto sin medicamentos incluyen:

  1. hipnosis.
  2. yoga.
  3. meditación.
  4. caminar.
  5. masajes o contrapresión.
  6. cambio de posición.
  7. baño de inmersión o una ducha.
  8. audición de música.

¿Qué duele más un parto o una patada en los testículos?

Con esta cifra, una mujer puede llegar a sentir 57 DEL durante el parto (algo así como lo equivalente a fracturarse 20 huesos a la vez). En el caso del hombre, una patada en los testículos supone más de 9000 DEL de dolor.

¿Quién puede presenciar el parto?

– Toda mujer tiene derecho a estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y posparto, cualquiera sea la vía de parto (vaginal o cesárea). No se le podrán exigir requisitos de género, parentesco, edad o de ningún otro tipo al acompañante que elija la embarazada.